Inglés | Español
Icono Correo electrónico Correo Electrónico: info@ieiop.csic.es
Logotipo IEIOP Logotipos de instituciones creadoras del IEIOP Web CSIC Web de Las Cortes de Aragón Web de la Universidad de Zaragoza
» Instituto de investigación en Ciencias Humanas
ENLACES DE INTERÉS
BUSCADOR

Permite búsquedas por autor, título o palabra clave en las publicaciones del Instituto
Unidad de Arte Islámico
Objetivos

La Unidad de Arte Islámico se plantea como objetivos prioritarios: Impulsar, desarrollar, y difundir las investigaciones sobre el arte hispanomusulmán del siglo XI, con una atención prioritaria al palacio hudí de la Aljafería de Zaragoza como único edificio bien conservado del primer período taifa de al-Andalus.

Del mismo modo que en el panorama científico del arte andalusí se promueven las investigaciones sobre el arte del Califato de Córdoba desde el Conjunto Arqueológico de Madinat al-Zahra’ (Córdoba) y sobre el arte del Sultanato nazarí de Granada, desde el Patronato de la Alhambra y del Generalife, desde la Sección de Arte del Instituto de Estudios Islámicos y del Oriente Próximo se pretende desarrollar un papel similar al de los centros mencionados, orientado en nuestro caso a la investigación sobre el arte andalusí en la época de las primeras taifas (siglo XI), con la intención de constituir un centro de estudios especializado en este tema. Para alcanzar esta meta se impulsarán tanto proyectos de investigación como programas de actividades (seminarios y publicaciones).

Es propósito de esta Unidad de Arte Islámico reivindicar la importancia del arte del siglo XI y el papel fundamental que jugó en el Islam Occidental el núcleo artístico de la corte de Zaragoza, llamando, por tanto, la atención sobre la trascendencia del legado andalusí y mudéjar del valle del Ebro, cuya importancia ha sido reconocida en fechas muy recientes por la U.N.E.S.C.O. al elevar el palacio de la Aljafería de Zaragoza a la consideración de Patrimonio de la Humanidad.

Durante la época de la Fitna o de la Guerra Civil (1008-1031) la ciudad de Córdoba llegó a resultar ser tan insegura que un gran número de personas de ciencia y de distinta condición social, decidieron emigrar a las Marcas, a las Fronteras, que paradójicamente ofrecían una mayor seguridad a sus habitantes. Estas circunstancias históricas que propiciaron el desarrollo artístico del llamado “reino de Zaragoza” son poco conocidas por el público en general, que en su gran mayoría identifica, de manera errónea, el arte hispanomusulmán exclusivamente con Andalucía.

Constituye un objetivo fundamental de la Unidad de Arte Islámico proporcionar una serie de explicaciones adicionales al visitante y al público culto (docentes y estudiosos) de la Aljafería (mediante maquetas, dibujos bidimensionales y tridimensionales, infografías, reconstituciones de tableros parietales y de policromías, etc.) que hagan posible su comprensión. Igualmente se pretende la recuperación del palacio musulmán de la Aljafería con una interpretación expositiva permanente de sus diferentes espacios, pórticos y salones.

Dicha Unidad de Arte Islámico también tiene previsto que, en las sucesivas exposiciones y muestras permanentes que se realicen en el palacio de la Aljafería, algunos elementos procedentes de dicho edificio islámico y hoy conservados en museos de Madrid y de Zaragoza vuelvan a ser colocados durante el período de la exposición en su lugar primitivo. El regreso de algunas de estas decoraciones al lugar donde estuvieron antes de su apeo y su desplazamiento en 1866 del palacio de la Aljafería de Zaragoza al Museo Provincial de dicha ciudad hará inevitable que muchos visitantes consideren aconsejable la reincorporación al monumento taifa zaragozano de aquellas piezas que hoy se conservan en museos cuyo régimen jurídico es competencia de la Comunidad Autónoma de Aragón. La Unidad de Arte espera poder ayudar a mejorar la restauración del edificio, ennobleciéndolo, haciéndolo más hermoso y más fiel a su aspecto original.

La Unidad de Arte Islámico pretende no sólo desarrollar actividades científicas y divulgativas, (que incluirán tanto la edición de libros de divulgación, de pequeño formato y escaso número de páginas, en la serie “Conocer al-Andalus”, como obras de alta investigación con una espléndida presentación, tanto por su encuadernación como por su gran número de fotografías en color de gran calidad), sino también servir de promoción y revulsivo económico de la ciudad en su más amplio sentido.

Pensamos que el estudio y la divulgación científica de este edificio único del siglo XI contribuirá de una manera importantísima, como ha sucedido en Córdoba, a la promoción internacional de la imagen de la ciudad de Zaragoza, del palacio de la Aljafería, y de las instituciones políticas aragonesas -y más en concreto de las Cortes de Aragón-, con todas las repercusiones políticas y económicas que esto tendrá de cara al futuro en el sector turístico, comercial y hostelero. Pensamos que la proyección de la imagen del palacio de la Aljafería podría insertar a Zaragoza en los recorridos turísticos internacionales y peninsulares que partiendo desde Barcelona se dirigen hacia Andalucía. Paulatinamente son más numerosos los libros de divulgación con los itinerarios del arte hispanomusulmán que citan como punto fundamental de sus recorridos el palacio de la Aljafería de Zaragoza; cada vez es más frecuente que los turistas que han visitado la gran mezquita de Córdoba, la Alhambra de Granada y la Giralda de Sevilla decidan completar sus magníficos recuerdos de la España islámica con la visita del palacio dejado por los reyes de la dinastía hudí en la capital del valle del Ebro.

La importancia de los monumentos islámicos de la Península Ibérica, las dificultades existentes para visitar aquellos otros existentes en el Próximo y Medio Oriente, así como el privilegiado carácter de encrucijada histórica y geográfica de España, donde existe un nivel de vida, unas costumbres y régimen político propio de Occidente, pero con algunos de los más bellos edificios del Islam, hace que dichos conjuntos arquitectónicos andalusíes posean un atractivo para los turistas europeos, americanos y japoneses extraordinario; potencial turístico que debe ser rentabilizado en términos culturales y económicos.

La llegada del Tren de Alta Velocidad en el año 2003 a Zaragoza favorecerá establecer rutas estables de turismo cultural de gran calidad que desde el Centro de Europa tengan como destino Andalucía (y especialmente aquellas ciudades con un patrimonio artístico musulmán más rico, que son Córdoba –con Madinat al-Zahra’-, Granada y Sevilla).

Creemos además, que la existencia de esta Unidad de Arte Islámico del Instituto de Estudios Islámicos y del Oriente Próximo ayudará a justificar la instalación de las Cortes de Aragón en el palacio de la Aljafería, dando verdadero sentido a dicha ubicación como centro difusor de cultura y elemento fundamental de la promoción internacional de la ciudad de Zaragoza en Europa y en el Mundo.

Así pues, esta Unidad de Arte Islámico nace de una simbiosis necesaria entre las Cortes de Aragón que ocupan en la actualidad el palacio de la Aljafería, y los estudiosos que se dedican a descubrir su aspecto primitivo y darlo a conocer a la comunidad científica internacional. De hecho, han sido los propios profesores universitarios que integran esta unidad, los que en el pasado, y se ofrecen para seguir haciéndolo en el futuro, han acompañado a los investigadores de otras regiones y países en sus visitas a la Aljafería, les han proporcionado la bibliografía que requerían, así como los materiales de trabajo que precisaban (fotografías, planos, etc.). Estos profesores de la Universidad de Zaragoza, que hoy integran la Unidad de Arte Islámico, han proporcionado hasta ahora y piensan hacerlo en el futuro, un apoyo científico a una institución política, las Cortes de Aragón, que propiamente ha carecido hasta ahora de un departamento de especialistas en arte islámico.

 
Volver
 
 Se permite el uso de los textos, datos e informaciones contenidos en estas páginas. Se exige, sin embargo permiso del Instituto de Estudios Islámicos y del Oriente Próximo para publicarlas en cualquier soporte o para utilizarlas, distribuirlas o incluirlas en otros textos accesibles a terceras personas